Fortaleciendo la red existente de estaciones meteorológicas automáticas (EMAS), en el área del secano costero de la región, junto con la creación de capacidades de análisis de datos y su integración en la toma de decisiones significativas para el manejo agrícola en la producción, es que el Proyecto de Mejoramiento de la Resiliencia al Cambio Climático de la Pequeña Agricultura del Secano Costero de la Región de O’Higgins, pretende contribuir con la vida campesina de los pequeños agricultores del secano.

Para esto se ha desarrollado un sistema de información agroclimática, que contempló la instalación de una estación meteorológica automática, o EMA, en la comuna de Navidad, la que dará mayor cobertura a la red de estaciones ya existente de 44 EMAS, en la Región de O’Higgins. De ellas son nueve EMAS en comunas del secano.

Con esto, los agricultores podrán realizar monitoreo de las variables: Precipitación, temperatura media del aire, temperaturas máximas y mínimas, radiación solar, velocidad y dirección del viento, humedad relativa y presión atmosférica. Valores necesarios para estar preparados ante situaciones climáticas que pudiesen dañar los cultivos.

¿Realmente sirve esta información?

El uso de estaciones meteorológicas en el secano costero, es una realidad que incluso se busca poner en marcha en establecimientos educacionales, como en la comuna de Pailimo. Donde se entiende que las futuras generaciones, también deben estar mejor capacitadas para continuar una vida ligada a la agricultura, en sectores afectados fuertemente por el cambio climático, entendiendo que las prácticas culturales de agricultores de mayor data, será muy difícil cambiarlas, aún así se trabaja en ello.

En el caso de las estaciones que contempla el proyecto, los usuarios podrán acceder a registros históricos de estas variables, para comparar temporadas y hacer análisis sobre qué medidas aplicar según la situación climática monitoreada. Y en relación con la información hidrológica necesaria para la zona de secano, particularmente aguas subterráneas, se instalarán sensores para medir el nivel de agua en 14 pozos, ubicados en predios de agricultores, que tienen interés en colaborar con esta iniciativa.

La información generada por estos sensores, permitirá ir monitoreando los niveles de aguas y los datos quedarán disponibles en una plataforma digital. Lo cual demuestra que la gran inyección de capital del proyecto, trae consigo tecnología de primera para zonas antes aisladas.

Un futuro Observatorio Agroclimático Regional

Este proyecto, además contempla la creación del Observatorio Agroclimático Regional, para la Región de O’Higgins, con el fin de contar con información más ajustada a la realidad climática local. Con estas medidas, los agricultores podrán estar informados sobre las precipitaciones, caudales, condición de la vegetación, si hay sequía o no, etcétera.

“La invitación y consejo es a participar de nuestras mesas agroclimática, acercarse a los profesionales del proyecto, asistir a sus capacitaciones, ya que estos indicadores deberán ir siendo evaluados y validados de forma participativa, con representantes de la comunidad local.
El desafío consiste en usar la información climática en las decisiones agrícolas, basándose en los conceptos de extensionismo rural y unidades formativas”, señaló el director del proyecto, Joaquín Arriagada, quien además es el SEREMI de agricultura de la región de O’Higgins.

Este desafío está siendo abordado por la Mesa Agroclimática Participativa o MAP. La primera de ella se ha constituido en la comuna de Marchigüe, y el primer producto que ha surgido de este trabajo es el boletín de la mesa agroclimática de Marchigüe, el cual se puede obtener en www.cambioclimatico-ohiggins.cl o con los técnicos y coordinadores del proyecto en el territorio.

Para más información y revisar un completo video con información acerca de este proyecto agroclimático, las estaciones meteorológicas, y demás, visita cambioclimatico-ohiggins.cl.