“Enfrentar la sequía de manera sustentable”. Ese fue el objetivo que tuvo la reunión entre el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, con diversos gremios del sector para generar un acuerdo que busca hacer frente a la escasez hídrica que vive el país y que, según el Ejecutivo, no tiene precedentes.

Un escenario que comenzó a transformarse después que la semana pasada el Ministerio de Obras Públicas confirmara que nuestro país enfrenta una sequía desde hace 10 años.

Distintos gremios de agricultores calificaron la situación de “catastrófica” y expertos en la materia advirtieron que se intensificarán aluviones en lugares donde antes nevaba, así como también la propagación de incendios forestales.

Son 119 comunas en el país que se encuentran en emergencia agrícola, entre ellas, 9 en la región de Atacama, 15 en la región de Coquimbo, 36 en la región de Valparaíso, 17 en la Metropolitana, 33 en la región de O’Higgins y 9 en la del Maule.

De hecho, el presidente de la República, Sebastián Piñera, anunció un plan de acción para combatir la escasez hídrica en el país, que contempla una inversión de 5.000 millones de dólares y se centra en “tecnificar” el riego en el sector agrícola.

“El Gobierno hace rato viene anunciando un montón de promesas, pero sin cumplir. Cada vez es peor. Ya no es tan solo los crianceros. Son los pequeños agricultores. La agricultura familiar está muy crítica. No hay agua”

  • Freddy Moreno, vocero crianceros de Putaendo.
    Con estos antecedentes se realizó la reunión en Teatinos 40, en las oficinas del Ministerio de Agricultura, donde los principales puntos que expuso el secretario de Estado fue la institucionalidad del agua; es decir, la creación de una cartera o una Subsecretaría que se haga cargo de la situación.

Asimismo, el ministro Walker enfatizó que la sequía es incluso mayor a la que dio en la década de los 60. “Es una de las sequías más grandes de la historia de Chile”, remarcó.

En esa línea, otro de los asistentes a la convocatoria, fue el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Ricardo Artiztía, quien fue tajante en decir que no hay agua.

“Que no se ponga ninguna duda que la prioridad número 1 es el consumo humano”, aseguró.

Tema que fue respaldado por el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile, Ronald Bown y también por el representante de ASOEX, quien enfatizó que trabajarán para los que menos tienen agua.

Situación que fue vista con otros ojos por el vocero de los crianceros de Putaendo, Freddy Moreno, quien mencionó que no los han convocado para conversar, que el Ejecutivo promete pero no cumple y que la situación en la región de Valparaíso es cada vez peor.

“El Gobierno hace rato viene anunciando un montón de promesas, pero sin cumplir. Cada vez es peor. Ya no es tan solo los crianceros. Son los pequeños agricultores. La agricultura familiar está muy crítica. No hay agua”, acusó.

Sin embargo, el Ejecutivo convocó a una mesa de “unidad nacional” para buscar alternativas para combatir la grave sequía que afecta a diversas regiones del país. Asimismo, en la Cámara de Diputados se aprobó una comisión investigadora para buscar posibles responsabilidades políticas de las autoridades frente a la crisis del agua.

Distintos parlamentarios, entre ellos Daniel Núñez, apuntaron a la urgencia de reformar el Código de Aguas, vigente desde 1981, para redistribuir la propiedad del recurso hídrico a favor de las provincias más afectadas por la mega sequía.

Con todo, en la reunión también se analizó cómo se va a abordar la COP25 y cómo se va a mostrar el sistema de la agricultura chilena, el cual -según el Ministro- es un modelo a seguir.