Plan Nacional de Embalses considera la construcción de 26 nuevas represas. Cuatro de ellos están en construcción y/o licitación, mientras que las otras 22 aún están en fase de estudios. La idea es que el país cuente con 46 instalaciones de este tipo, para así guardar 7.948 millones de metros cúbicos de este recurso básico al año.

Una de las medidas que ha dispuesto el gobierno para enfrentar los efectos del cambio climático es el Plan Nacional de Regulación y Embalses (PNRE), para así poder almacenar mayor cantidad de agua.

Con una inversión de US $ 6.084 millones, el proyecto comprende la construcción de 26 nuevos grandes depósitos artificiales, entre las regiones de Arica y Parinacota y La Araucanía, que permitirán asegurar el agua para riego y consumo humano, principalmente en zonas de escasez hídrica y desarrollo agrícola deficiente.

Alfredo Moreno, ministro de Obras Públicas, destacó el valor de los embalses en el almacenamiento de agua. “Parte importante de las lluvias escurre hacia el mar y se pierde mucha agua. Poder acumular esa agua y guardarla para la temporada de riego es muy importante”.