En Santiago, la principal fuente de agua potable es el río Maipo que abastece el 88% de la población, ¿pero es suficiente? Alejandro Sepúlveda, editor de contenidos de Meteorología de Turner, nos entrega más detalles.

Dentro de las consecuencias que ha tenido esta situación, se cuenta que la empresa Aguas Andinas pidió declarar zona de escasez hídrica.

La petición de la empresa y la Junta de Vigilancia de la Primera Sección del Río Maipo de declarar zona de escasez hídrica la cuenca del Maipo, enciende las alertas respecto al abastecimiento de agua potable para Santiago.

De continuar este escenario de sequía, y con un invierno 2020 parecido a este, no es descartable que a partir de 2021 comience el racionamiento de agua en la capital. 

¿Cómo funciona?

Una mirada general: Según la Dirección General de Aguas en Chile existen 101 cuencas hidrográficas, vale decir, 101 estanques naturales desde dónde sacamos agua para nuestras necesidades.

¿En qué se gasta esa agua? Chile, a 2025, se instalará entre los 30 países con mayor riesgo hídrico del mundo. De hecho, es el peor posicionado en América en este ámbito.

Del 2% del agua que es potable, sólo un tercio se destina a labores domésticas. Esto quiere decir que estamos ante un desbalance hídrico tremendo, porque estamos consumiendo más agua de la que tenemos.

Tenemos menos lluvias, nieve, los glaciares retroceden y también baja el nivel de las aguas subterráneas. Mientras eso ocurre, sube la demanda por desarrollo productivo y de población.

Además, se entregaron derechos de agua que superan en 6 veces la captación de este recurso en una época en que había más agua.

Actualmente están bajando 25 metros cúbicos por segundo en el río Maipo. En la primavera debiera subir esta cifra por sobre 100 o 120 m3/seg., pero ante la falta de nieve andaremos cerca de 60 m3/seg. Así describe, Alberto Blanco, director de planificación, ingeniería y sustentabilidad de Aguas Andinas la situación.

Los glaciares están perdiendo masa a razón de 5 a 10 metros en promedio por año. Y están adelgazando del orden de 2 a 3 metros al año.

Las soluciones no pueden ser individuales, sino que en conjunto:

  • Mejorar la gestión y eficiencia en el uso del agua.
  • Conservación de los ecosistemas como los humedales, bosques.
  • Buscar nuevas formas de abastecimiento como desalinización, etc.