Distintos académicos plantean que la solución presentada por las autoridades no sería a corto plazo y podría generar efectos colaterales. Insisten en que se necesitan más estudios y también buscar más alternativas.

La crisis hídrica del país ha alertado a las autoridades. Se estaño barajando opciones para solucionarlo. Entre ellas, la construcción de una carretera hídrica. La idea considera principalmente traer agua del río Biobío hasta la zona central y norte. Hasta ahora han existido varios decretos por escasez hídrica y emergencias agrícolas, lo que hace aún más necesario pasar desde la teoría a la acción

¿Es la carretera hídrica la solución más efectiva? Los expertos creen que no. ¿Qué está en la agenda? Se están considerando tres proyectos, para trasvasar agua a miles de kilómetros de distancia desde las regiones del Maule y Biobío. Dos de estas iniciativas, de capitales extranjeros, están siendo evaluadas por la Dirección General de Concesiones (DGC) del Ministerio de Obras Públicas (MOP). La tercera es una iniciativa de la Corporación Reguemos Chile.

Recién en 10 años

«Pero el problema de la sequía es ahora y afectará gravemente al país en los próximos años. Esta suerte de ‘carretera hídrica’ que se ha planteado no podrá concretarse en el corto plazo», señaló a Publimetro Patricio González, agroclimatólogo de la Universidad de Talca y experto del Centro de Investigación en Riego y Agroclimatología (Citra). El especialista señaló que el proyecto podría concretarse recién en al menos 8 a 10 años.

«No se puede hacer un proyecto así sin analizar las consecuencias que traerá para las zonas que atraviese. Sin duda tendrá impacto en la flora y fauna, y la solución podría terminar siendo peor que la situación actual», añade el académico. José Miguel Arriaza, director de escuela de ingeniería en energía y sustentabilidad ambiental de la Universidad San Sebastián concuerda. También cree que el proyecto tardará al menos una década. «

Otras soluciones
No solo el impacto medio ambiental puede ser alto, sino que el costo de impulsión del agua también. La construcción del acueducto y el costo energético serán complejos», señaló Arriaza. Agregó enfáticamente que «es un mal proyecto».

Para el académico sería mejor avanzar en los proyectos de desalinizadoras. «Pueden construirse de manera local, donde no habría que movilizar el agua a grandes distancias. Lo ideal es que también se cuente con embalses de almacenamiento», explicó.

Impacto medio ambiental
Ezio Costa, director ejecutivo de ONG Fima e investigador de Regcom de la Universidad de Chile destacó que «el impacto sobre la cuenca de los ríos que se intervengan puede ser muchísimo. Se estaría sacando agua de una cuenca, alterando su ciclo hídrico y alterando también la posibilidad de que las aguas lleguen al mar, con los nutrientes esenciales para la reproducción de la vida en el mar».

«Las inversiones que hay que hacer son de recuperación de ecosistemas y para recuperar ecosistemas se requiere tiempo. Hubiera sido ideal empezar antes, pero me parece que todavía estamos a tiempo de mejorar la situación de la muchas de las cuencas del país», agregó.

No están los estudios necesarios

Costa explicó que «si bien una carretera hídrica puede ser técnicamente posible, no parece una buena idea. Se está pidiendo un subsidio estatal muy grande, que se suma al subsidio actual de quieres tienen los derechos de aguas sin pagarle nada al Estado».

Según los especialistas consultados además faltan los estudios que avalen dicha estructura. En este sentido señalaron que se necesitarían estudios climatológicos, medio ambientales, un mapa de las zonas hídricas subterráneas, análisis de las cuencas, entre otros. El diagnóstico es uno: para esa solución, no llegamos a tiempo. Hay que buscar alternativas y la desalinización podría ser una de ellas.

Algunas cifras:

  • La carretera hídrica demoraría alrededor de 10 años en concretarse.
  • El déficit hídrico en la zona central se mantendrá en un 30% a 35% al 2025.
  • En 2005 estudios de la Universidad de Talca ya señalaban que esta situación ocurriría.
  • La carretera hídrica considera 5 tramos. Los 3 primeros podrían tener un costo de entre 15 y 18 mil millones de dólares de inversión.